comentario 0

Casa Orsáez

Este local es ante todo un asunto de familia. Es la historia de María Orsáez, que viajó a Provenza para aprender a hacer queso, y de sus tres hijos. Apasionados por la gastronomía, el clan Orsáez decidió a principios de 2017 abrir un espacio donde uno se siente como en casa: gran mesa común, libros de cocina repartidos por los estantes, mostrador como en los comercios de antaño y cestas llenas de frutas y verduras ecológicas. Por la mañana, Casa Orsáez sirve unos desayunos deliciosos, servidos con esmero en el interior o en la terraza. Pero los sevillanos vienen sobre todo por su gran selección de quesos, que María elabora y madura en el pueblo de la sierra donde vive. Cada pieza, cuidadosamente envuelta a mano, se produce con leche cruda de cabras autóctonas de este rincón de la provincia de Sevilla. Una cámara de maduración muestra estas delicias artesanales, que se sirven acompañadas de una copa de algún vino de la región. El espíritu slowfood y locávoro se nota no sólo en la elección de los productos seleccionados, sino también en el ambiente del local, tanto por la mañana como durante las catas que se organizan regularmente. La música de fondo, la luz que inunda el espacio a través de los grandes ventanales, la sonrisa de las hermanas Orsáez… todo contribuye a despertar esa sensación de estar en casa.

Casa Orsáez es proveedor de, entre otros, el Alfonso XIII, el célebre hotel de lujo sevillano, o de  Abantal, el único restaurante con une estrella Michelin de la ciudad.

Responder