comentarios 2

La Colorería: « La gente ha vuelto a sacar las sillas a la calle »

« Una simple línea puede decir mucho »

Pepe y Paco, La Colorería, se exponen en todas sus obras. Estos maestros de la pintura decorativa son especialistas en crear mundos inexistentes que caben entre cuatro paredes. Selvas, bosques y jardines que transforman espacios de vida. Muebles y objetos que, tras pasar por sus pinceles, renacen a una segunda existencia. « Tenemos cierta tendencia a la exuberancia, quizás por la ciudad en la que hemos crecido. Aunque empecemos con una idea sencilla, normalmente el cuerpo nos pide más. » Y sin embargo, la disciplina y la precisión impregnan el trabajo diario de la pareja. En su taller, la concentración es casi religiosa y contrasta con la sensualidad que los dos artistas insuflan a sus creaciones.

« Esto es un trabajo de monjas »

« He sentido la llamada »

El arte es una vocación que está desapareciendo. Cada vez son menos los que sienten la llamada, como ocurre con la profesión religiosa. Cabe preguntarse: ¿Sevilla cuida a sus artistas y artesanos? Esta ciudad sin industria, sin burguesía ilustrada, siempre ha volcado en el arte su exuberante idiosincrasia. Sin embargo, parece que el artista sigue enfrentándose a la incomprensión general: « eso lo hace cualquiera », « eso no es un trabajo de verdad », « ¿que quieres dedicarte a pintar? »… Paco descubrió que quería estudiar Bellas Artes en una exposición de Kandinsky. « Prefiero las carencias económicas a un trabajo de oficina, con una rutina repetitiva. »

« Por amor al arte »

« Sevilla es una ciudad capaz de todo »

Pepe tuvo un bar junto a la Catedral. Un bar frecuentado por los sevillanos. Algo impensable hoy en día en ese parque temático llamado Santa Cruz. Eran los años 80. « No había turismo. Las tiendas cerraban a las ocho y media y el Centro se quedaba vacío. » A pesar de la invasión turística actual, Pepe y Paco sienten una gran energía en la ciudad, quizás aun mayor tras el confinamiento. La gente ha vuelto a sacar las sillas a la calle.

«  Ganas de vida »

Epílogo La poesía del confinamiento « La vida se abre paso entre el adoquín. »

Durante el confinamiento, Paco me envió esta fotografía desde Sevilla.

2 Comments

  1. Fco Santaren

    Buenas tardes desde Santiponce…mi pueblo natal, me ha parecido muy interesante vuestra conversación telefónica… a mi también me parece que sevilla se ha transformado muy rápido en una ciudad única y exclusivamente para acoger al turismo… con un comercio de copia y pega y sin darnos cuenta el ayuntamiento han hecho de la ciudad un parque temático para esas personas que solo habitan la ciudad por unos días…. desplazando el sevillano.
    Yo que trabajo en el centro para ser más exacto en El Corte Inglés como escaparatista . me da pena, corage la transformación que hemos sufrido… yo en concreto tengo mi guerra personal con la repoblación de árboles y el abandono de plazas donde antes había un árbol se seca… se tapa el alcorque y todas tan tranquilos… una ciudad donde la sombra en verano es un bien preciado… y más que la sombra lo que embellece a una ciudad sus árboles…bajo mi opinión no hay conciencia por embellecer la ciudad. Un saludo desde Sevilla.

    • alex

      Muchas gracias por tu comentario. Efectivamente, el tema de los árboles es preocupante en Sevilla. En cuanto a embellecer, es evidente que se trata de un concepto cada vez más ausente en la ciudad.

Responder